lunes, 13 de mayo de 2013

Verbo hecho carne

Una vez que el verbo se hizo carne
solo era cuestión de tiempo;
su camino estaba trazado,
la podredumbre y la descomposición...

8 comentarios:

  1. Que buena Carlos.
    La cara oculta o no tan oculta de las palabras. Lo que se esconde detrás de aquello que decimos puede enseñarnos la belleza, la buena intención, de alguna manera el futuro pero, también puede mostrarnos esa sombra que todo lo descompone y todo lo altera.
    Me gusta, como siempre, ese b&n marca Carlos Aguado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis. Los seres humanso, dicen, somos capaces de hacer del vehículo de comunicación por excelencia, algo sublime; pero también de utilizarlas de las formas más denigrantes imaginables. He aquí un ejemplo; cómo somos capaces de dejar las páginas de "Crónica de una muerte anunciada". Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Plenamente de acuerdo. Tu imagen queda perfectamente definida con tus palabras en la respuesta a Luis. De ese modo es como la entiendo yo.
    La puesta en escena es una osadía y el procesado impecable.
    Enhorabuena, Carlos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte y opinar, Emiliano. Cierto que la puesta en escena es una osadía, pero tuve suerte de encontrar entre mis estanterías este libro que, por su título, quién lo escribió y su estado de onservación se ganó la nominación a ser sacrificado. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Y así es la vida Carlos...
    La fotografía...sin palabras, me gusta, mucho...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Un halago, sin duda. Gracias y un abrazo, Piedade.

      Eliminar