domingo, 7 de octubre de 2012

VI - Las palabras

una frase para el café:

Hoy he recibido una gran alegría. Por algún sitio he leido que somos seres inacabados.

unos versos:

Un temblor de pecho,
un relámpago en la garganta,
embiste con furia de toro herido
los oídos de un pueblo, sordo ya.
Frente a la furia se abre el universo
y vierte el cielo sus estrellas
que dudan llegar al suelo,
batidas en pleno vuelo.
Remolino de voz.
Vierte la guitarra notas al aire,
vibra la campana sus aceros,
nota y metal se estañan en tus versos.
Y cuando el racimo encallecido de tus dedos
cruza de piel las cuerdas,
un verdugo ejecuta el silencio.
Cuántas muertes quisieran
hundir guadañas en tu alma
y arrastrar su despojo como arado de hueso;
pero oídos rastrearían tu voz
como pueblos de presa.
Si llegaran nubes de polvo
a cegar la redondez de tu boca, Manuel,
patalearía la tierra
hasta que devolviera tu forma,
hasta que creara de nuevo tu voz…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada