viernes, 12 de octubre de 2012

XIV - unas palabras

una frase para el café:
 
Algunas veces tomo café solo, sin leche y sin compañía. Entonces no digo frase alguna, solo pienso. Si al menos pudiera dejar de pensar,
quizá descubriría por qué no puedo dejar de hacerlo.
unos versos:
Las uvas blancas del crepúsculo
rezuman su zumo.
Verde abajo dejamos un gemido blando,
frío y blanco como un dolor que viene.
Me dejo mecer en tu columpio tierno
mientras brotan jazmines de tu boca.
El reloj de mi pecho se adelanta
hurgando inquieto el eco de tus pesadillas.
Duermo hasta el amanecer de tus senos,
que titilan ante mis ojos entreabiertos.
Hoy busco recuerdos del tacto
que ya no siento, que ya no alcanzo;
que su ausencia padezco.
Preso en tus brazos como una acequia,
me colmas de esquinas e insectos.
Mujer de cabello tupido como trigo,
me amaste en las fronteras de tu vientre
y la marea de mi vida sin sentido
cruzó la noche oscura y húmeda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada