lunes, 15 de octubre de 2012

XVII - unas palabras

una frase para el café:
Hay días que no me afeito por no verme en el espejo, me avergüenza mi condición; daría cualquier cosa por ser una flor y hablar con las mariposas. Por fortuna, la mayoría de los días, me dejo engañar por la
esperanza.
 
unos versos:
Cuando el Sol enfebrece
exhala fuego e inspira aire;
arde en antorchas enguantadas,
dedales de cera en los dedos.
Desenredará la Luna
lunáticos cabellos, caída la noche.
Coqueteará su cara oculta con la sombra.
Leves hilos de luz abrirán el silencio.
Más acá, un piélago de sabor profundo,
de sabor de mineral mojado.
El azul de cristal,
piel de aceite marino.
Aún más acá, una mujer se expone,
ebria de bronce.
La mar sazona su varado vientre de sirena,
las aceitunas de sus pechos
y el pubis de brécol en aceite de romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada